miércoles, 14 de diciembre de 2016

Pajas cubanas


pajas cubanas


El maravilloso mundo de las Pajas Cubanas es algo que todo el mundo conoce, escucha a gente hablar de lo fantástico que puede llegar a ser, pero que no es consciente de lo bondadoso de esta práctica sexual hasta que lo siente en su propia piel. Cada centímetro de la zona de contacto de una paja cubana, paja rusa o paja española, según del lugar que nos visites, tendrá una sensación especial e intensa.


Para la puesta en práctica de esta acción tan exótica y particular los usuarios tienen que disponer de una serie de elementos imprescindibles para llegar a buen puerto. También puedes disfrutar de una buena muñeca realística para tener una gran acompañante en esta práctica. Con todas estas aclaraciones, si no tienes los pechos de una mujer y el pene de un hombre, también se puede sustituir con un buen Dildo como este, no hay paja cubana que se precie.  La cuestión es que el miembro del hombre se introduce entre los pechos para que la fricción de estos haga las labores de penetración y permita que se produzca una sensación de placer diferente que provoca una situación más que placentera.

La chica toma las riendas


paja española


Cuando tu chico quiere introducirse en el mundo de las pajas cubanas y te insinúa, si es un poco delicado, o te lo dice de forma directa y sin tapujos entre chupito de Ruavieja después de una comida familiar, lo primero que piensas es en lo aburrido que puede llegar a ser esto.  

Encima te pude dejar la zona un tanto irritada, usa lubricante insensato y verás lo bien que te lo pasas, y no te termina de convencer del todo eso de que te folle las tetas. No obstante hay que decir que los pechos se tornan como protagonistas, una zona erógena del cuerpo de la fémina que se erige como una parte fundamental para su placer, además da una sensación de poderío que, seamos realistas, mola mucho.

Formas de practicar pajas cubanas


Las famosas pajas cubanas tienen una serie de recomendaciones en forma de posiciones para experimentar esta práctica sexual con éxito.  En la primera de estas recomendaciones el chico se situará tumbado, elige una zona cómoda pero que no se hunda demasiado,  con el pene erecto para que su acompañante ponga sus pechos en el miembro y con las manos los frotes sobre él.  Si el chico consigue centrarse, ardua tarea la tuya campeón, podrá realizar movimiento con su cadera que simularán la penetración; una auténtica delicia la paja cubana.

La otra recomendación que traemos desde la charca es a la inversa, será ella quien se acuesta en una zona cómoda y permitirá que su pareja lleve la iniciativa con sus movimientos. Para ello la chica juntará sus senos con ambas manos y el chico introducirá su miembro entre ellos, realizando un movimiento que simulará la penetración vaginal hasta llegar a la eyaculación.  

También se puede recurrir al tan querido 69 para la puesta en prácticas de las pajas cubanas, la verdad es que esta postura da para hacer tantas cosas que es raro que no sirva de forma concreta para algo. En esta ocasión sólo hay que realizar un pequeña variante, mientras el chico practica un cunnilingus, la chica colocará el pene entre sus pechos para estimularlo y sorprender a su acompañante con una pequeña variación que seguro que agradece en ciertas ocasiones. Un orgasmo que seguro que queda en la retina de ambos.

Conclusión


Las pajas cubanas pueden traer horas de diversión mutua y placeres muy intensos, es una práctica muy sencilla que con el empleo de un buen lubricante se puede convertir en un auténtico vicio para ambos. Prueba y luego nos cuentas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario